Saltar al contenido

¿Qué hacemos con los niños TDAH?- José Ramón Gamo

José Ramón Gamo_Qué hacemos con los niños TDAH

Dejemos, con los chavales, de enseñarles cosas que nunca hacen y empecemos a hacer cosas con ellos para que aprendan.

Yo de niño quería ser pintor. Odiaba los estudios. Tengo TDAH y soy disléxico. Desde luego, mi trayectoria académica no ha sido la más brillante del mundo. Intenté dejar de estudiar varias veces, pero por fortuna tuve unos padres inteligentes que me mantuvieron ahí.
En el rato que vamos a pasar juntos responderemos a dos preguntas: ¿qué pasa con los niños que tienen TDAH? y ¿qué pueden hacer los maestros? En nuestra actividad profesional quizás sean las dos grandes preguntas.
«¿Qué le pasa a mi niño? Mi niño no es normal… Algo le pasa, estoy segura». Y digo «estoy segura» porque en cambio los padres más bien dicen: «Si no le pasa nada… Yo era igual de pequeño». En cuanto a los profesores, trabajo mucho con ellos y hay una gran preocupación por saber qué tienen que hacer con estos alumnos.
Aunque soy muy crítico con el sistema educativo, antes de empezar me gustaría dejar una cosa bien clara: lo que no podemos pedir a los maestros es que sepan de TDAH, de dislexia, de disfasia, de autismo…, y que sean capaces de tener todo ese conocimiento además de la formación que reciben. Cuando tenemos un maestro comprometido, es quien nos salva la vida.
¿Qué es el TDAH? Es un síndrome, no una enfermedad. Cuando decimos que existe el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad no significa que todas las personas con ese síndrome tengan trastornos. Nosotros tenemos niños en tratamiento que no tienen trastornos sociales, ni de conducta, ni tampoco de aprendizaje o emocionales, y, sin embargo, sí tienen el síndrome de déficit de atención, con o sin hiperactividad. ¿Cuál es el problema? Que este síndrome, si no se maneja bien en los escenarios habituales, como es la familia o el entorno escolar, conlleva trastornos. Ese es el motivo de esta conferencia.
Los métodos escolares provocan trastornos a los niños con déficit de atención. Si cambiáramos los métodos, muchos de nuestros chavales con déficit de atención sin hiperactividad posiblemente no requerirían de tratamiento farmacológico. Es decir, que estamos medicando a muchos chavales que requieren de medicación en el ámbito escolar debido a la metodología que utilizamos.

Pin It on Pinterest

Share This