fbpx
Mar Romera_Educación emocional y emocionante

Mar Romera-Educación emocional y emocionante

Sobre claves para educar a nuestros hijos en las emociones y entorno a la idea de “prepararles” para la vida.

COMPRAR

Ante el paradigma del cambio en educación Mar Romera nos lanza una importante cuestión: «¿Cambiar significa creer en el que enseña, o cambiar significa creer en el que aprende?»
En este libro Mar incide en la importancia de aunar un norte, un norte compartido entre todas y todos los profesionales de la educación, un norte único, más allá de ideologías, pedagogías o religión.
Ese norte son los niños y las niñas.
Con su discurso sencillo y profundo nos recuerda que todo es mucho más fácil de lo que creíamos: debemos enseñar lo que uno es, porque el docente no enseña lo que sabe, enseña lo que es.
Y debemos creer en el que aprende.

Decía Stenhouse que la diferencia entre un buen docente y un mal docente es la misma que se establece entre un agricultor y un jardinero. El agricultor, que llegada la época trabaja mucho, en un mismo día prepara el campo: planta sus lechugas en los caballones, las riega, las fumiga, las abona…, las trata a todas exactamente por igual y espera que la cosecha sea homogénea, muy parecida, porque si le brotara una lechuga chiquitita y otra grande, una gruesa y otra flaca le destrozaría la cosecha… Aquello sería un desastre.
La diferencia con el trabajo del jardinero es que, cuando éste planta en su jardín, sabe perfectamente que el tulipán tendrá una sola flor en el año y que deberá pasar mucho tiempo hasta que nazca otra maravilla. O que el geranio puede estar en flor durante tres meses y que aguanta mucho mejor los cambios de temperatura. Sabe que el romero tiene un olor peculiar y fantástico, pero también sabe que sólo puede combinarlo con plantas que necesitan una humedad parecida, porque si planta el romero junto a las camelias… aquello no podría salir bien.
Es decir, el jardinero debe respetar la identidad de cada una de sus plantas si quiere sacar lo mejor de cada una de ellas. Jamás podría esperar que de la camelia brotara un geranio o que del geranio naciera un tulipán.
Necesitamos respetar la diferencia y acoger esa diferencia.
La mayoría de nosotras y nosotros, educadores del siglo XXI, estamos formados en el siglo pasado. ¿Por qué digo pasado? Porque hay educadores formados en el XVII, otros en el XVIII…, hay educadores formados en base a cualquier siglo. Por eso digo en el siglo pasado, en el siglo anterior, para referirme a los trabajadores de los siglos XXI o incluso del XXII. Me gustaría que las personas que están aquí, formadas en el siglo pasado y que trabajan con niños y niñas de cinco, seis, siete años, pensaran que ellos verán otro cambio de siglo. ¡Qué vértigo! Si yo no soy capaz de asumir la evolución en los últimos diez años de las tecnologías y la información, ¿qué puede pasar cuando el alumnado con el que trabajo llegue al siglo siguiente? Da un vértigo tremendo…
Estamos planteando la idea de que la escuela tiene que cambiar, pero no podremos hacerlo si perdemos la humildad, pues cuando la perdemos obstaculizamos el cambio.
¿Qué es cambio?, ¿qué significa?
Mar Romera

Mar Romera es maestra, licenciada en Pedagogía y en Psicopedagogía. Especialista en inteligencia emocional y autora de diversos de libros dedicados a la escuela, la infancia y la didáctica activa, preside la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci.  Es autora y coordinadora del modelo pedagógico “Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón”

El libro cuenta con el prólogo de Bárbara Serrano , Cofundadora y directora de El Dragón International School

Antes que nada, somos referentes para los niños y niñas con quienes compartimos trayecto; somos sus guías en un camino desconocido para todos ―alumnado y profesorado―, en el que tendemos nuestra mano para transitar en él. Por ello, cada nuevo día tratamos de seguir siendo y de cuidar ese ser porque no se nos olvida que nuestros niños y niñas están continuamente aprendiendo lo que somos, y no lo que sabemos.
Bárbara Serrano

Como sugiere Mar Romera debemos creer en los niños y jóvenes que aprenden y, al mismo tiempo, creer y reconocer la labor de los maestros que enseñan. Creer en el que aprende es básico para que podamos avanzar hacia ese objetivo.

Por tanto, no es que “puede, pero no quiere”, es que “puede cognitivamente, pero no puede emocionalmente”.
Mar Romera

Título: Educación emocional y emocionante
Autora: Mar Romera
Prólogo: Bárbara Serrano
Colección: microBooks
Género: No ficción
Número de páginas: 88
ISBN: 978-84-949091-7-7
Formato: rústica
Publicación: diciembre, 2018
Precio: 10€

A la venta también en estas librerías

COMPRAR

#lobuenosibreve

PUEDES SEGUIRNOS EN FACEBOOK Y TWITTER 

Ir arriba